30 de septiembre: Día Internacional del TEL

30 de septiembre: Día Internacional del TEL

La logopedia mejora el desarrollo cognitivo, afectivo y social de los niños con TEL

Diagnosticar e intervenir de manera precoz contribuye a desarrollar al máximo el potencial del niño

Es necesario formar a los profesionales y concienciar a la sociedad sobre los riesgos asociados a la expresión ‘ya hablará’

Redacción/Prensa Madrid Sur

Ayer, 30 de septiembre, se celebró el Día Internacional del Trastorno Específico del Lenguaje (TEL), un trastorno grave y duradero que afecta a la adquisición del lenguaje desde sus inicios, se prolonga durante la infancia y la adolescencia y puede dejar secuelas significativas en la edad adulta, si no se trata correctamente. Aunque no está clara su prevalencia, por su desconocimiento y diagnóstico incorrecto, los profesionales estiman que entre un 2 y un 7 % de la población infantil tiene TEL, siendo más común en niños que en niñas.

El TEL puede interferir en el desarrollo del vocabulario, la gramática y las habilidades conversacionales, por lo que está muy relacionado con el fracaso escolar y con la exclusión social de los niños que lo padecen. La logopeda colegiada Sandra Gómez, que trabaja en la Asociación de personas con Trastorno Específico del Lenguaje de Madrid (Atelma), afirma: “Por las características que presentan, decimos que son niños extranjeros en su propio país, porque se enfrentan a las mismas dificultades que si cualquiera de nosotros viajáramos a una lugar cuyo idioma desconocemos”.

Su diagnóstico es complicado porque no siempre se presenta de manera evidente. Se sabe que este trastorno no está causado por ningún déficit a nivel neurológico, sensorial, intelectual o emocional. Es decir, el niño con TEL no tiene una discapacidad intelectual, un déficit auditivo o motor o un trastorno generalizado del desarrollo. De hecho, Sandra Gómez reconoce que la detección se retrasa “debido a la aparente normalidad física y los buenos niveles alcanzados en algunos aspectos del desarrollo”. A esto se une el desconocimiento de la sociedad y la falta de criterios estables, lo que provoca que muchas veces la puesta en marcha de programas de intervención precoz llegue tarde.

En este sentido, esta logopeda especialista en TEL considera necesario “formar a los profesionales y concienciar a la sociedad sobre los riesgos asociados a la expresión ‘ya hablará’, que suele provocar un retraso en el diagnóstico del TEL, impidiendo el inicio precoz de los programas de intervención.

Signos de alerta a los que prestar atención

El TEL es un trastorno heterogéneo y “no afecta siempre de la misma forma, ni con la misma intensidad a todos los componentes del lenguaje (comprensión, pronunciación, uso de la sintaxis o capacidad de uso social del lenguaje y de la comunicación)”, indica la logopeda de Atelma.

Además, estos niños también pueden tener dificultades con la lectura y la escritura, problemas de atención, comportamientos disruptivos, problemas para la comunicación social, comportamientos negativistas y desafiantes y grandes dificultades para las relaciones sociales.

En general, se puede sospechar de un TEL cuando el niño no tiene déficit sensorial, ni alteración cerebral asociada, pero sí ausencia o un acusado retraso en el desarrollo del lenguaje. “Hay niños sin lenguaje (sin aparición de las primeras palabras o con un escaso nivel de léxico expresivo) o niños que combinan palabras dentro de estructuras sintácticas inmaduras”, comenta Sandra Gómez.

Esta especialista enumera algunos criterios que cumplen estos niños y que pueden servir de signos de alerta a padres y profesores:

  1. Pueden presentar errores de simplificación fonológica propios de niños más pequeños.

  2. Dificultades para repetir correctamente palabras nuevas.

  3. Mayor dificultad para la articulación de palabras largas y un habla ininteligible.

  4. Vocabulario escaso y la adquisición es lenta.

  5. Tienen dificultad para recuperar palabras conocidas, por lo que se observa el empleo de palabras genéricas como “la cosa”, un uso exagerado de la deixis “esto”, “eso”, en lugar de las palabras concretas.

  6. Les cuesta seguir normas en los juegos, por las dificultades de comprensión del lenguaje, que les dificulta cumplir órdenes o reglas.

  7. Sus estructuras sintácticas son simples, con combinaciones de dos o tres palabras.

  8. En sus construcciones aparecen agramatismos, las flexiones verbales no son correctas, tienen dificultades en la concordancia de género y número y el uso de pronombres es escaso.

  9. Hay un predominio de gestos y conductas no verbales para mantener la interacción y así compensar sus dificultades expresivas. Usan el lenguaje para funciones pragmáticas muy básicas, como pedir o mostrar algo.

  10. Presentan bajo nivel de escucha, debido a los problemas comprensivos, lo que hace sospechar la existencia de pérdidas de audición o de TEA.

El profesional que tenga sospechas de TEL deberá derivar al niño, menor de 6 años, a CRECOVI (centro regional de coordinación y valoración infantil) para valorar si hay necesidad de atención temprana y comenzar cuanto antes la intervención.

Intervención logopédica precoz

Es importante la intervención precoz, ya que “no poder comunicarse adecuadamente tiene repercusiones lógicas sobre el desarrollo cognitivo, afectivo y social, especialmente en los niños y niñas que presentan a la vez trastornos de la comprensión y de la expresión”, advierte la logopeda de Atelma.

El lenguaje oral es la principal herramienta pedagógica de la escuela y en nuestra sociedad, por tanto es previsible que un niño con TEL encuentren muchas dificultades para seguir las clases del colegio, para aprovechar las situaciones normales de aprendizaje y para relacionarse con sus iguales.

La intervención logopédica temprana “contribuye a desarrollar al máximo el potencial del niño mejorando sus expectativas”, concreta Sandra Gómez. Además, mediante el establecimiento de un programa de intervención temprana, orientando adecuadamente a las familias, se consigue reducir el estrés familiar y se facilita la búsqueda de recursos ajustados a sus necesidades.

Por todo ello, desde el Colegio Profesional de Logopedas de la Comunidad de Madrid (CPLCM), se recomienda una intervención temprana y acudir a logopedas como especialistas en la evaluación, diagnóstico e intervención de este trastorno

Para más información:

Carmen Moreno

prensa@colegiologopedasmadrid.com

Telf. 910 109 771

Móvil. 605 80 44 36

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *